En invierno, que es cuando más utilizamos las alfombras es cuando hay que tener muy en cuenta la forma de lavar una jarapa. Es tan sencillo como meter una jarapa en la lavadora a temperatura de 30º y un poco de detergente, y también aconsejable poner un tapon de amoniaco el cajón de la lejía.

No es aconsejable llevarla a la tintorería porque podrías gastar mas en limpiarla que en comprarla. En la lavadora se queda limpia y reluciente y después secarla, si hay la posibilidad al sol mejor porque tarda menos en tener el tenderete ocupado. Si es verano y sois de las personas  que os gusta andar descalzo y tener los pies resguardados de la frialdad del suelo, también podéis utilizarla

 

Otro truco para lavar las alfombras (jarapas) que han acumulado gran cantidad de manchas es mezcla en un recipiente tres cucharadas de jabón lavavajillas con una cucharada  de vinagre blanco de manzana, un chorrito de amoniaco y una taza de agua. Poner la mezcla en un envase con dosificador que haga espuma. Comienzas cubriendo toda la alfombra con el dosificador con la espuma y la dejar por unos 10 minutos para después retirarla con una bayeta humeda en agua, frotándola suavemente y aclarándola varias veces.

Para manchas, limpiar la alfombra con sal y amoniaco.

Este remedio es efectivo para las jarapas  en les ha caído algina mancha y no queremos lavarla entera

1. Espolvorea sal fina sobre  la parte de la alfombra y con un guante masajea toda la superficie para que vaya “absorbiendo” la suciedad y penetrando entre las fibras.

2. Con un cepillo, peina por encima de la jarapa para ir retirando la sal y, con ella, toda la suciedad acumulada. Intenta eliminar la mayor cantidad posible y  repasa la superficie con el aspirador para que no queden restos, en el caso que no tengas aspirador y vivas en un sitio donde puedas salir a la calle a sacudir las alfombras.

3. El cepillo o estropajo mójalo en  agua con amoniaco y vuelve a cepillar toda la alfombra.(mezcla de 5 partes de agua por 1 de amoniaco.

4. Para finalizar, repasa la alfombra con una bayeta humedecida en agua caliente y vinagre de manzana, aclara y escurre de vez en cuando la bayeta y comprobarás cómo va atrayendo la suciedad.

Puedes emplear también esta técnica para devolver brillo y resplandor a las alfombras que se han ido deteriorando con el paso del tiempo y han perdido algo de color. Además, con esta mezcla consigues neutralizar malos olores y retirar restos de suciedad atrapados dentro del pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *